Dieta para el colesterol alto

Dieta para el colesterol alto

El colesterol es una sustancia que se hace presente en todos los tejidos animales y no es necesariamente mala, como la presencia de su nombre hace pensar generalmente. La sustancia se hace presente principalmente en la bilis, en los cálculos biliares, en las grasas y en la sangre.

La absorción de las grasas procedentes de los alimentos, el organismo la realiza gracias a la presencia del colesterol. Éste es quien sintetiza las hormonas y sales biliares y, mediante un mecanismo metabólico, mantiene equilibradas las cantidades de colesterol que hay en la sangre y en el hígado.
La grasa del colesterol es necesaria para funciones vitales del organismo, como son las celulares, hormonales, neuronales, digestivas, etcétera.

Cuando el aporte de colesterol supera los niveles indicados el mecanismo sufre alteraciones, y esto puede llevar a que se produzca hipercolesterolemia, o lo que es decir una concentración excesiva de colesterol en la sangre.

Ésta enfermedad puede generarse genéticamente o por el simple exceso en la ingestión de grasas animales. Su reducción no es tan imposible como uno se imagina cuando le es detectado tal problema, en cuestión de días y bajo una estricta alimentación que debe ser baja en grasas, la hipercolesterolemia se reduce fácilmente.

Esta alta concentración de colesterol cuando se combina con el calcio que suele acumularse en las paredes de las arterias, genera una de las enfermedades de mayor peligro para el cuerpo humano: la arteriosclerosis.

Ésta quita elasticidad y reduce el diámetro de las arterias, generando así una dificultad en el correcto flujo sanguíneo y trastornos circulatorios y cardíacos.
Debido a esta enfermedad la sangre tiene más dificultades en llegar a órganos vitales como cerebro, corazón o pulmones.

Consejos para disminuir el colesterol alto

Las siguientes recomendaciones ayudan a reducir el excesivo colesterol, y si se logra automatizar una sana y buena nutrición, no hay razones para que este problema vuelva a suscitarse.

- Reducción del consumo de productos de origen animal, fundamentalmente HUEVO y MANTEQUILLA, las grasas saturadas y la SAL, que produce tensión.
- También es aconsejable reducir el consumo de hidratos de carbono y azúcares.
- Aumento del consumo de VEGETALES, HORTALIZAS, CEREALES, FRUTAS CON CÁSCARA, ACEITES y MARGARINAS VEGETALES.
- Aumentar EL consumo de vitaminas antioxidantes. Vitaminas A, C y E y los minerales zinc y selenio son el grupo de los antioxidantes. Estos reducen o impiden en su defecto la oxidación de las partículas grasas y su consiguiente acumulación en los vasos.
Vitamina C: cítricos, espinacas y pimientos.
Vitamina E: aguacate, vegetales de hoja verde y los frutos secos.
Vitamina A: zanahoria, calabaza, pimiento rojo y tomate. Todas las frutas y hortalizas que tengan color rojo o naranja.
Zinc: frutos secos, semillas de calabaza, cereales, pescado, mariscos y legumbres.
Selenio: los cereales integrales, el pescado y los mariscos.

Dentro de los antioxidantes podemos incluir al vino, que consumido moderadamente es muy saludable para eliminar y prevenir el colesterol.
- Una dieta en base a vegetales es la que más recomendamos para reducir e inclusive prevenir un índice de colesterol elevado en sangre.
- La ingestión de alimentos de origen animal no debe superar el 10% del peso total de los alimentos consumidos a diario.
- Una cucharadita diaria de lecitina de soja contribuye a eliminar el colesterol.

Para comenzar una dieta de reducción del colesterol se debe poner en práctica costumbres más saludables para la supervivencia y una dieta equilibrada. Demás está decir que el tabaco, las drogas, el alcohol y el sedentarismo, incrementan nocivamente el nivel de colesterol en sangre de una persona, por tanto será necesario que se reduzca en su totalidad si es posible.

La dieta básica aconsejable para superar problemas de colesterol es:
- 50% de hidratos de carbono (cereales, pan, patatas, legumbres, frutas, verduras)
- 20% de proteínas (carnes, pescado, huevos)
- 30% de grasas