Vida sana e inmune a las enfermedades

Vida sana e inmune a las enfermedades

La práctica de ejercicio físico regular combinado con una dieta sana previene el sobrepeso y la obesidad –uno de los grandes problemas de la sociedad actual–, y nos ayuda a desarrollar una mayor resistencia a las enfermedades.

Además de los evidentes beneficios que eso representa para la salud física del individuo, su aportación positiva al bienestar mental y emocional es significativo y se refleja en la autoestima. Personas con alta autoestima son más felices y tienen más energía, son socialmente más abiertas y mentalmente más ágiles.

Pero aparte de los beneficios físicos y mentales, las personas físicamente activas son también profesionalmente más productivas.

Para lograr todos esos beneficios, hace falta cultivar hábitos de vida saludables. Eso significa tener una dieta equilibrada, beber mucho líquido –sobre todo agua– y realizar, regularmente, alguna actividad física.